12 poemas para 12 meses

Esperamos que 2012 sea una vez más un año de poesía, y por ello Club de poetas pone a la venta su calendario, no sin felicitar el año a todo aquél que se deje caer por el club y al que no. Haceos con el vuestro en nuestro contacto de ventas donde aclararán todas vuestras dudas.

sábado, 29 de mayo de 2010

TORMENTA DE VERSOS 28/05/2010

La noche del 28 de mayo, las palabras obligatorias fueron:
cañaveral, aliento, desesperanza, ingratitud, pétreo, oreja, cima, gato, rosa, ámbar, averno, lirios, soledad, plateada, ocaso, canto, certeza, sosiego y laberinto.
Muchos se han lanzado a la palestra con un poema bajo el brazo y éste es el resultado:

LAMENTO

Como cada día al llegar el ocaso,
emprendo el camino con ligero paso
para subir a la cima de este monte pétreo
a pedir un amor del cual sentirme reo.

Sin el, este mundo es un averno
siempre estancado en el invierno.
Mis días llenos de soledad
cubren mi cuerpo de tremenda frialdad.
La desesperanza ahoga mi alma
cuando solito me meto en mi cama.

Que vida más repleta de ingratitud
es no mirarse en unos ojos llenos de luz.
Para que tener una cama de rosas y lirios
si en ella solo, me pierdo en delirios.
Quisiera para mí un aliento
que pronunciara mi nombre en el viento.
Y en las tardes cubiertas de ámbar
saber lo que es la locura de amar.
Que sosiego tendría mi vida,
del arco iris estaría colorida
teniendo a mi lado una alma querida.

Pero como cada día, este inútil canto
se perderá por un laberinto de llanto
y regresare paseando mi mal
por los caminos del plateado cañaveral.
Sabiendo una vez mas con dolor
que nadie a mi oreja me confesara su amor.
Ay… ¡ que pena mas grande ser tan solo un gato
destinado a un cruel futuro de celibato!

ladronaDversos


Por el cañaveral de mi soledad, canto
Me encuentro en la cima de mi desesperanza
Aliento que alimenta mi ingratitud
Dejándome pétreo entre los lirios
Sobrevolando en el laberinto del averno
Corazón rosa que resuena en mi oreja de gato
Junto al ocaso de mi muerte sin sosiego y con certeza
perdiéndome en los plateados cabellos de mi calavera .

Armonía triste



Ambigua como un gato de ojos ámbar,
extraña como ardilla en la pecera,
más rara que una rosa en el averno
o un lirio con aliento de amapola.

La cubre con un manto plateado
el pétreo resplandor de su corona
y la cima del miedo se arrodilla
ante el canto letal de su donaire. .

Quemó cañaverales de sosiego
gritándome a la oreja en el ocaso
y aunque a veces trajo desesperanza
sería ingratitud cualquier reproche.

Pues digo con certeza y sin reparos
que es como un laberinto de alegría,
la cíngara que danza en el invierno
pintando a soledad con acuarelas.

Ella es única, sola e inigualable
-la reina del imperio de los sueños-
quizá no la mejor ni la más hábil
mas nunca cambiaría yo a mi musa.

lágrima_azul




ECOS DE LUZ Y SOMBRA


Allí en el averno
donde moran los espíritus de los muertos
entre frondosos cañaverales
abrazando la desesperanza,
esperaré yacida entre lirios y rosas
con mi soledad dolida,
un ocaso color ámbar.

Iluminará mi mirada
y a mi maltrecho corazón pétreo
como último aliento de vida
por tu ingratitud altiva,
destilando cauces de odio y deseo.

Aguardaré a la luna plateada
protegida por luminosas estrellas,
te susurraré después
sobre lo alto de la cima
hasta gritar tu nombre entre acantilados
como un canto de sirena,
ahuyentándolo todo.

Será así como sigilosa gata entregaré
la fiereza que escondo y guardo
manteniendo por fin la certeza
de un futuro sosiego,
por mis laberintos de pasión y ardideza.

Menrva


TU NOMBRE
(A Lucía)


Tu nombre está grabado
a fuego en un coral.
Grabado a mar y canto,
profundamente solo
que sólo sabe amar.

Los peces te pronuncian
desde el cañaveral.
Te nombran porque buscan
la voz que les acune
para poder soñar.

Tu nombre es una perla
en ámbar sin tallar.
Ocaso sin estrellas,
un pájaro sin trino
que sueña con cantar.

Tu nombre sabe a viento
y a pétrea tempestad.
Qué ingrato es el silencio
cuando en tu laberinto
me pierdo sin piedad.

Es la desesperanza
tu nombre sin nombrar.
aliento sin semblanza
que, preso de tus labios,
espera pronunciar.

Tu nombre es mi destino
y el mío, Voluntad.
El tiempo es ese río
que empuja hacia el averno
a un lirio en soledad.

A solas con el alma,
enséñame a volar.
Acógeme en tus alas
en esta noche oscura
que voy a naufragar.

Por eso, por tu nombre
de luces sin nombrar,
por cielos y horizontes
navegaré sin miedo,
mientras mi corazón
te pueda pronunciar.

Miguel Ángel W. Mawey


LA SOLEDAD


La soledad es como un laberinto
en el que avanzas siempre con torpeza
mientras vas aceptando la certeza
de que tu mundo se ha hecho añicos.

Es un cañaveral de ingratitud.
La espina envenenada de una rosa,
Es una oreja sorda y alevosa.
Es flaqueza, penumbra e inquietud.

Y es que, de pronto, todo es distinto.
Lo que era día, es ahora ocaso.
Hoy la templanza muda en fracaso.
Bailas de nuevo al filo del abismo.

Ayer mirabas desde la cima,
desde un balcón que vestía confianza.
y ahora triunfa la desesperanza,
vuelven tus manos a estar vacías.

Ahora que apenas te queda aliento
eres la sombra de tu retrato;
máscara imperturbable, como un gato,
encubridor de un oscuro secreto.

Y me golpea tu gesto pétreo
es tu mirada de gris acero.!
Cambiaste lirios por crisantemos,
y has trocado el edén por el averno.

Yo me oculto entre los pliegues del sosiego,
en una plateada serenata.
Mientras, un viejo canto aguarda el alba,
y luz ámbar de luna me emboza el sueño.

Brissa



Del mundo, en un rincón desconocido,
te bañaré de plata y luz de Luna,
de rosas, lirios, dalias y jazmines,
de mango, de naranja, de aceituna...

Al son del viento y el cañaveral,
tus ojos bordaré sobre los míos,
y con la voz süave de tu canto
sosiego haré la fuerza de los ríos.

Y dame de tu aliento
licor para mi sed,
de tu plateada boca
te juro beberé.

Al cielo, donde emerge cada ocaso,
arrojaré la soledad y el llanto,
y cual averno, el ámbar horizonte,
consumirá en sus llamas el quebranto,

la ingratitud y la desesperanza.
El gato y el ratón será este juego,
y enterraremos nuestro corazón
para buscarlo cual tesoro luego.

Y dame de tu aliento
licor para mi sed,
de tu plateada boca
te juro beberé.

Y el pétreo candado que me impida
llegar bajo tu piel con este beso,
con mimo y sutileza forzaré
besando si procede, al fondo, el hueso.

Escucharé tu virginal latido
durmiendo con mi oreja aquí en tu pecho.
Tu pelo, laberinto de mis sueños,
certeza tengo, es mío por derecho.

Y dame de tu aliento
licor para mi sed,
de tu plateada boca
te juro beberé.

Bunbu


En la certeza de que tu ingratitud
es el ocaso de mi aliento y sosiego
me mantengo en la duda como el ciego
que quiso hacer sombra de su virtud.

Mas el ocaso de mi desesperanza
hace cima por encima de mi soledad
y no es ni mas incierto ni verdad
que en mi averno crecen tus lirios rosa.

Ni en cañaveral, ni en pétreo lecho
por despecho, planto mi oreja
ni canto por alguna queja
ni maúlla tu gato en mi provecho.

Pero, si, tal vez por el puro derecho
que me otorga mi sien plateada
tu esencia mantengo en ámbar guardada
fuera del laberinto perdido en mi pecho.

cravens



Soledad vacía

En el hondo confín de este cruel laberinto,
donde nacen los ríos que huelen a miel,
esta cruel soledad se apodera de mí
y su ocaso se aleja acunado en dosel.

No existe sosiego que me bese el alma,
ni es pétreo el susurro vestido con ámbar,
sólo ingratitud que hiere y que abrasa
mientras se me mueren tus rosas de nácar.

Este loco canto que habita en tu cima,
que arrulla en mi oreja y que llega al mar,
es como el maullido pausado del gato
que canta sus penas al cañaveral.

Viviré contigo, soledad vacía,
dormiré despierto hasta el amanecer
y, por si me buscas antes de tenerme,
te espero en mis sueños hasta envejecer.

zxz

Retando palabras

Sin orden de caída caen

y de tratarse de oreja osada

del averno al cañaveral

de no encontrar yo la palabra

si ella no llega a mi

yo he de salir a buscarla.

Pluma , sosiego y aliento

y por rosa de los vientos mi aliada

buscará las palabras exactas

las justas, precisas, las necesarias.

Verdes mis ojos de ámbar

en ésta soledad plateada.

¿Qué no he de encontrar yo esa cima

si acaso el ocaso me ralla?

¡ Donde la inspiración perdida

ingratitud a la nunca hallada!

y este lirio marchito, apagado

y este gato enroscando a mis plantas

y este laberinto cercado

y ésta mi desesperanza

en éste sendero pétreo

en ésta incómoda mescolanza

Más certeza en mi abracadabra

en éste canto cantado…

buscadas, reunidas, unidas, sumadas,

por fin… en total

¡Mis diecinueve palabras!

mariel~

lunes, 24 de mayo de 2010

LA NOCHE DE... LA CRISIS


La noche del jueves pasado retomamos -tras cierto tiempo- las noches divertidas. Esas en las que, con un tema como protagonista, jugábamos a componer versos irónicos, desbaratados, provocadores e incluso a veces de mucha calidad. De todos ellos hubo esta noche dedicada a "la crisis". Aquí dejamos los poemas, que fueron solo una parte de una noche de ambiente divertido, en la que tanto los que expusieron sus poemas, como los que leyeron disfrutaron muchísimo.

LA CRISIS

Ni fines de semana de relajo,
ni noches de copitas y desmadre,
que ahora toca apretarse el refajo,

y mientras que el país se va al carajo,
los millonetis continúan forrados,
y ya hay 4 millones de paraos.

Pero nos dice el gobierno, sin reparo,
que ya estamos saliendo de la crisis,
mientras sufren de anemia las neveras…

Que han hallado por fin la panacea
nuestros políticos hábiles y sesudos,
para de nuevo tener las arcas llenas.

1.Congelar, por supuesto, al pensionista,
2.Atracar, como siempre al funcionario,
3.Cargarse prestaciones sociales,

y enseguida se acaban nuestros males.
Saldremos de la crisis, en unos años,
¡a qué tanto quejarnos…!

A los que no trabajan, se aconseja
que aprovechen la holganza,
(lo de llenar la panza, es secundario)

Y a los trabajadores,
habrá que prorrogarles la jornada,
que si no están en casa gastan menos.

Tiene guasa, que esta expectativa
que habría de llenarme de esperanza
me tenga cabreada y deprimida.

brissa

Miro y te veo lejos,
muy lejos...
como efímera y pienso
que te pienso en añejo,
amarilla
por el paso del tiempo.

Me procuro el olvido
tumbado,
y en el cielo te miro
forjando amaneceres.

Renunciaré a mi piel
si atesora tus huellas
y al tiempo
que alimenta mis penas.

Retiraré tu imagen
a solas,
pues yo no me permito
que el corazón recuerde
y luego me lo pague.

A oscuras
lo intentaré más fuerte,
que solo,
tu imagen es más frágil.
No es crisis de ansiedad, es superávit.

Bunbu

LA FERIA DE LA CRISIS
(sevillanas)

Son las once de la noche
Lunes de pescaíto
Y en las mesas sólo hay
Salchichón y pedacitos

La tiesura se ha apoderado totalmente del Real
Pero Sevilla, la Sevilla eterna
Todos los años vuelve a disfrutar
¡Viva la Feria de la crisis!

Este año en la Feria, como está tol mundo tieso

Como está tol mundo tieso
Este año en la Feria
Como está tol mundo tieso
No hay quien pida una ración
Ni de gambas, ni de queso

Ni de gambas, ni de queso
De jamón ya ni te hablo
Que son palabras mayores
Mucha ración de croquetas
Aunque a mí me dan ardores

Y en la Calle del Infierno
Este año no me meto
Este año no me meto
Yo ya le he dicho a mis niños
Que el cacharrito es el metro

Volveremos a los tiempos, de aquellas ferias del Prado

De aquellas ferias del Prado
Volveremos a los tiempos
De aquellas ferias del Prado
Que llevábamos fiambreras
Llenas de bistec empanaos

Llenas de bistec empanaos
Pero para ser más fisnos
Llevaré los calamares
Incluso unos langostinos
Metiditos en taperwares

Y en la Calle del Infierno
Este año no me meto
Este año no me meto
Yo ya le he dicho a mis niños
Que el cacharrito es el metro

El paseo de caballos, también ha notao la crisis

También ha notao la crisis
El paseo de caballos
También ha notao la crisis
He visto a los caballistas
Abonándose al Sevici

Abonándose al Sevici
Que aunque parezca increíble
Con zahones y sombrero
Se pasean por el Real
En la bici con salero

Y en la Calle del Infierno
Este año no me meto
Este año no me meto
Yo ya le he dicho a mis niños
Que el cacharrito es el metro

Los claveles a las gitanas, y a las chinitas las rosas

Y a las chinitas las rosas
Los claveles a las gitanas
Y a las chinitas las rosas
Se le quedan chuchurrías
Qué malita está la cosa

Qué malita está la cosa
No se vende una tableta
En los puestos de turrones
La cosa está más que mala
Está mala de cojones

Y en la Calle del Infierno
Este año no me meto
Este año no me meto
Yo ya le he dicho a mis niños
Que el cacharrito es el metro.

Trianeando (recitada por ladronaDversos)


Christine es ...
¡Tan torera, tan limpia y aseada!.
Después de las corridas va al aseo,
tan callada que empina mi deseo
-por no saber idiomas, más que nada-.

Más no saber inglés no es un problema;
No hay nada de que hablar pues gesticulo,
ya sea con la lengua o con el culo,
da igual el kamasutra que un enema.

Jugamos al amor como al parchís:
Comamos de una en una o todas juntas,
jamás terminaremos en un tris.

Asi que se lo digo en espaninglis:
oh mai darlin, mai lov, si me preguntas
¿Ju is mai lov? diré :"Chris is, Chris is".

M.A.W. Mawey


LIMOSNA

Las calles se han llenado de corbatas
y, huraños, los zapatos van descalzos.
Un abrelatas llora en una esquina,
porque ahora ponen llave a las conservas.

Algún móvil está sin batería
sonando en un portal, enfurecido;
los trajes de "Versacce", remendados,
se abrigan del rocío traicionero.

En una callejuela, cien navajas
negocian cuánto cuesta una papela
y un maletín de piel de cocodrilo
pide limosna en un supermercado.

San Pedro se ha dormido entre cartones
falto de prestación por desempleo,
los ángeles recogen las monedas
y Dios enfunda triste su guitarra.

En el portal de un banco una muchacha
ofrece himen caduco al carpintero,
y un niño está cambiando pegamento
por mirra que ha robado a tres mendigos.

Bunbu


DESDE QUE ERA PEQUEÑA yo
LA CRISIS ME ABRAZÓ
PRIMERO FUE ….EL QUESO AMERICANO
QUE RENDONDA ME DEJO
FUERON PASANDO LOS AÑOS
CRECIENDO CON MUCHO AMOR
VINO LA CRISIS DE LOS HIPOTECARIOS
¡ CLARO ¡ESTÁ KE ME ARRASO
TODAS LAS BUENAS VENTURAS
QUE EL CONSUMISMO DEJO
FUERON PASANDO FACTURA
Y A TODOS NOS AFECTÓ
EN ESTA CRISIS TAN GRANDE
QUE TENEMOS AL DIA DE HOY
TODOS HABLAMOS DE ELLA
NADIE SABE QUE PASO
SIN SABER A CIENCIA CIERTA
CUANDO SE NOS PASARÁ
PUES LAS VACAS ESTAN FLACAS
NO LAS VAMOS A ENGORDAR
Y COMO NO HAY MAL
QUE CIEN AÑOS DURE
ESPERO FELICITAR EN EL 2023
(CERCA DE LA NAVIDAD )
LA CRISIS SE PASÓ YA ………..

JARMONIA


NEGRO ROCÍN

Tu aroma de café recién molido
grabado en el marfil llevo en los dientes,
por si acaso algún día te arrepientes...
Tus besos en los labios me he cosido.

La visa de tristeza ha fallecido
haciendo los papeles de la renta;
del saldo de tu amor perdí la cuenta,
y el musgo en la tarjeta ha florecido.

A Lucifer llorando he maldecido;
por dos libras de sal y unos pendientes,
en zocos de neón entre serpientes
mis versos más amados he vendido.

Los clavos de platino me he bebido
del cristo de Dalí de tus pendientes,
y un cáliz de cristal, -cuando me mientes-,
postrado ante tu vientre enfebrecido.

Como un negro rocín la crisis trota
cual cobrador del frac de puerta en puerta,
la clave del cajero yace muerta,
la cuenta de mi amor... en banca rota.

Azarías


Me falta la rima en este verso,
¿será que soy tan vago que interpreto:
¿"cualquier cosa es posible en un soneto"?
No llega a endecasílabo tampoco.

Tendré que trabajarlo como un loco
si quiero que se acerque a buen cuarteto,
no sea que me tachen de cateto,
de vago por no darle un poco al coco.

Lo miro y lo repaso, lo corrijo...
lo miro, lo remiro, leo en alto...
lo miro, pero ver, no veo un pijo.

Lo vuelvo a corregir y sigue falto
de sílaba, de rima y de elegancia.
Mucho me temo es crisis, no vagancia.

Bunbu

Juguete roto

"Mi querida España,
ésta España mía,
ésta España nuestra..."

Trozo de metralla,
sorbo de amargura,
rabia entre las piernas

quisiera decirte
que siempre has tenido
la suerte más negra

olivos floridos,
blancura en tus pueblos
y verdes tu huertas,

envidia en tu alma,
disparo cobarde
y tumbas sin letras.


"Mi querida España,
ésta España mía,
ésta España nuestra..."

Un juguete roto
serás en las manos
de quien no te sienta,

diecisiete Españas,
impunes gobiernos
con guantes de seda

sacian apetitos
de hambrientos bolsillos
y sucias carteras

"como eres mi amigo
te doy caramelos,
chicles, piruletas..."

"...yo no quiero nada,
bueno...si te sobra,
dame lo que puedas..."
.

"Mi querida España,
ésta España mía,
ésta España nuestra..."

Cheques,subvenciones,
maletines llenos,
bolsas de basura

y almas tan sucias
que hasta a las letrinas
les parecen puras.

Seguiremos pobres,
más pobres que ayer,
excepto el que manda,

que se compra yates,
fincas o aviones
y enormes chalets.
.

"Mi querida España,
ésta España mía,
ésta España nuestra..."

Pero todo ésto,
-dicen esas voces
a su amigo el juez-

es por un trabajo
sencillo y honrado
desde mi niñez,

Yo qué culpa tengo
si la gente es tonta
y no sabe vender

aire a ochenta euros,
mentiras por votos
y espinas por miel...
.

"Mi querida España,
ésta España mía,
ésta España nuestra..."

Pobres nuestros bancos,
que prestan dinero
al cero por cien

y apenas si sacan
unos tristes euros
que son su sostén.

Pobres constructores,
tristes y arruinados,
sin poder vender

pisos en las playas
que hacen por dos duros
y venden por cien.
.

"Mi querida España,
ésta España mía,
ésta España nuestra..."

¿Crisis? ¿Quién lo ha dicho?
¿Crisis para quién?

Para el funcionario,
para el de la tienda,
para el pobre anciano

que quemó su vida
trabajando duro
sin saber por qué.

Crisis de vergüenza
que éticas de risa
nos muestran sin tregua.

¿Quién quiere comprarnos
un poco de deuda?

¿Quién nos presta un poco
de su propia renta?

"Mi querida España,
ésta España mía,
ésta España nuestra..."

zxz

(*)Mi querida España, Canción de Cecilia

Y MIENTRAS UNA NOCHE (POEMA DE IGNACIO MORANTE ESTÉVEZ "OAREL")


Una noche para

Sopesar en el infierno la venganza

Contra el tiempo y sus mentiras,

Sus alabanzas hacia la suerte

Con la ceguera incurable

tras las heridas,

Una noche para olvidarla

Hundido en el recuerdo

Del día a día,

Esclavizado a la muerte,

con los relojes parados

con las manillas torcidas,

una noche para

ser el sobrepeso en su rostro

que decaen a sus párpados

que repletos de páginas,

rezarán mustios en el recuerdo

una noche, tras otra,

tras sus lágrimas.

Ignacio Morante Estévez (oarel)


LADRONADEVERSOS


Os presento la poesía de LadronaDversos. Ella tiene un saco donde va guardando los poemas que recoge aquí y allá. Pero sus poemas no tienen nada que envidiar a los que guarda en su saco. Ahí van algunos de los más hermosos. No dejéis de pasaros por el club para leerla….


Ven, amor


La noche tiende su manto sobre los tejados,
dando cobijo a los amantes,
protegiéndolos de las indiscretas miradas,
ofreciendo sus horas de oscuridad.
Ven amor,
Ahogas tu mirada en la mía,
mientras desabrocho uno a uno los botones de tu camisa.
Quiero respirar tu aliento tan necesario a mi vida.
Quiero que mi boca entreabierta te muestre
el pozo sin fondo del placer donde vamos a caer.
Ven amor,
Déjame perderme en tu piel,
Déjame transportarte a los cielos.
Esta noche haré que las mismas señoritas
de la calle parezcan aprendices y se ruboricen
viéndome gozarte.
Ven amor,
Recorres con tu lengua mis valles y montes,
y sacias tu sed en este manantial del que solo
tu sabes el camino.
Las estrellas desviaran sus miradas,
mas pálidas aún al oír nuestros gemidos.
Ven amor,
Quiero ver los infiernos en tus ojos,
mientras apagas el volcán de mi deseo.
Que nuestras manos pidan piedad,
nuestras bocas clemencia,
y nuestros cuerpos un merecido descanso.
Ven amor,
Cuando estemos al borde de la locura,
cuando sintamos que la vida se nos va
por los poros de nuestra piel,
en este momento sublime donde se pierde el sentío
y casi el conocimiento,
entonces, bajo el manto de la noche,
casi al punto de morir,
te amaré mas que nunca..

Abril 2010


Mi isla

Tengo una isla perdida entre los mares
que ningún marinero encontrará jamás.
En ella, la luna y el sol salen a la par,
se cuentan secretos hablándose al oído,
desafiando las leyes del universo.
Los duendes corren por las playas,
mientras los brujos y los magos
intercambian pócimas y oraciones.
El arco iris se mezcla con las estrellas,
y ellas bailan multicolores.
Las sinfonías de las olas del mar
apaciguan los huracanales vientos,
transformando sus iras en suaves caricias.
En mi isla, no se anda...se flota por vías
hechas de pétalos de rosas y nubes delicadas.
Le hago un guiño a los relojes,
y el tiempo cómplice se para.
Mi isla tiene por nombre.....Tus brazos..

Abril 2010


NADA

Te vas..y me quedo sin aire.
De mi boca se escapa un silencio
implorando no conocer esta angustiosa
soledad acompañada de vacío.
Se van llorando en un extraño baile del adiós,
nuestros momentos felices dejando paso
a abismos sin principio ni fin.
Te vas..y me quedo sin luz.
Se apagan las ilusiones de mirar
contigo hacia este horizonte con
promesa de edén.
Un velo oscuro envuelve mi mente,
aislándome de este mundo que sin ti
deja de tener la mínima esencia.
Sin aire y sin luz emprendo un viaje
a tientas por los laberintos de tu ausencia
y pido piedad para este castigo.
Quiero otra vez tu aliento para respirar hondo,
llenar mis pulmones con el calor de tu piel.
Dame tus ojos para guiarme hacia ti
y alumbrar nuestra cama vacía.
Miro alrededor, ¿dónde estás?
No te vayas…
Pero sigues alejándote por este camino
del olvido que tu mismo has trazado.
Tu silueta poco a poco se va difuminado
con pasos que suenan a sentencia.
Te vas...y me queda solamente la nada.

29 Abril 2010


¿QUÉ TENGO?.

¿Será una enfermedad?
No tengo ganas de comer,
no duermo,
me paso las horas
mirando las musarañas,
esperando solamente.

¿Qué hago para curarme?
Si tuviera tu boca para
comerla a besos,
tus brazos para dormir,
tus ojos para soñar,
tu presencia para detener
el tiempo y los péndulos,
pero te has ido.
Y no sé como acabar
con este dolor.

28 Abril 2010

MI CASA (POEMA DE BRÍGIDO REDONDO)




Yo soy como mi casa: Siempre abierta
al sol, al viento, al gozo y al amigo,
al aguador, al perro y al mendigo
y al piadoso dador de mano cierta.

Nada dejo cerrado... ni postigo,
ni reja, ni rendija, portón, puerta
a la verdad que en la alegría invierta,
bienvenida de pan, agua y abrigo.

Mas, al igual que con la fosa pasa,
siempre quedo cerrado a la perfidia,
al odio, a la calumnia y a la insidia;

al rastrero y traidor de abulia crasa
que carcomen las miasmas de la envidia...
Está todo cerrado... Yo y mi casa.

23 DE ABRIL: ¡FELIZ DÍA DEL LIBRO!



El Día Internacional del Libro es una conmemoración celebrada a nivel internacional con el objetivo de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor.

Alfonso XIII firmó un Real Decreto el 6 de febrero de 1926 por el que se creaba oficialmente la Fiesta del Libro Español, que se celebraría en la fecha que entonces se creía que había nacido Cervantes, el 7 de octubre. La idea original fue del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, proponiéndola a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona. Poco después, en 1930, se instaura definitivamente la fecha del 23 de abril como Día del Libro.

La celebración arraigó rápidamente en Barcelona y se extendió por toda Cataluña, aunque el propósito oficial se fue diluyendo poco a poco al coincidir con el día del santo Patrón, conocido como Diada de Sant Jordi (Día de San Jorge), mientras en otras zonas la fiesta se mantenía con escasa importancia o incluso desaparecía. Con el tiempo se hizo tradicional en Cataluña el intercambio y regalo de rosas y libros entre parejas y personas queridas en esa fecha, convirtiéndose en una de las jornadas populares más celebradas. Esta tradición fue uno de los argumentos utilizados por la UNESCO para declarar el 23 de abril Día Internacional del Libro.

En España se toma en cuenta esta fecha para la entrega anual de los Premios Cervantes, el mayor galardón realizado a los autores hispanos.

En las distintas capitales españolas, habrá diferentes actos y actividades literarias. Como ejemplo, el centenario del nacimiento de Gonzalo Torrente Ballester será protagonista de la celebración mañana en Salamanca. Y en Valladolid, la Casa de José Zorrilla ha organizado una exposición de documentos originales de su archivo, en la que bajo el título "Los papeles de Zorrilla", verán la luz una serie de documentos nunca antes mostrados al público. El Día del Libro 2010 en Madrid, celebra la edición XIV de la lectura continuada del Quijote en el Círculo Bellas Artes y la edición V de la La Noche de los Libros en distintas poblaciones de la Comunidad de Madrid.



(informacion obtenida en wikipedia.org)

JOSÉ SANTOS CHOCANO


Nació en Lima, y llevó una vida turbulenta que en alguna ocasión le llevó a la carcel. Inicialmente cultivó la poesía investida de romanticismo, pero posteriormente su obra toma un giro modernista, y la dedicándola a versar sobre justicia social. Llegó a ser conocido como el "Cantor de América", nombre con el que fue bautizado por las generaciones posteriores.
Aunque vivió lejos de su patria, es considerado el poeta por excelencia del Perú, por sus continuas evocaciones de la tierra peruana.
Entre sus libros publicados destacan: "En la aldea" (1895), "El canto del siglo" (1901), "Alma América" (1906) y "Poemas del amor doliente" (póstumo, 1937).
Murió asesinado en Santiago de Chile, en 1934.
(Datos recogidos en http://www.carlosreyna.com.ar/schocano.html)

LA GLORIA DEL PROCESO

Don Miguel de Cervantes me prestará su pluma,
para escribir mi nombre debajo del proceso.
Quien me enseñó su idioma, me enseñará a estar preso:
también quiso abrumarlo la pena que hoy me abruma.

Insinuará él razones de sutileza suma
y aguzará ironías contra el destino avieso;
así, sobre las olas de mi iracundo acceso,
se mecerá su risa como una flor de espuma.

Maestro de los siglos, me ayudará a ser fuerte:
el día en que los hombres quieran pesar mi suerte,
vendrá a mí esa figura caballerosa y alta;

y cuando el fiel severo del tribunal se exceda,
me tenderá Cervantes la mano que le queda
o arrojará a un platillo la mano que le falta.


CANTO AL RIO MAGDALENA

Nadie supe que vieja caravana
resbaló por tus márgenes frondosas,
bebió en tus aguas y peinó con rosas
tu retorcida cabellera cana.

Hay en el culto de tu pompa indiana
sombras de héroes, espíritus de diosas
y ecos de unas batallas fragorosas
que parecen venir del Ramayana...

En tu caudal de trágicas arrugas,
hacen temblar sus mallas los caimanes
y brillar su coraza las tortugas;

y en tu escudo ovalado y reluciente,
alrededor de un choque de titanes,
pone su monograma una serpiente.

LA VENGANZA DE DON MENDO (DE PEDRO MUÑOZ SECA)



La venganza de Don Mendo es una obra teatral de Pedro Muñoz Seca, que fue estrenada en el Teatro de la Comedia de Madrid en 1918, ambientada en la España medieval, y se convirtió en un gran éxito como comedia. Hoy en día es la cuarta obra más representada de todos los tiempos en nuestro país junto con Don Juan Tenorio, Fuenteovejuna y La vida es sueño. Es, además, un recorrido por casi todos los metros y formas estróficas de la poesía castellana.

La obra pertenece al género, creado por el autor, del astracán. El astracán es un género cómico menor que sólo pretende hacer reír a toda costa: La acción, las situaciones, los personajes incluso el decorado dependen única y exclusivamente del chiste, que suele ser de retruécano y de deformación cómica del lenguaje.

La venganza de don Mendo está escrita en versos polimétricos y poliestróficos, con una gran variedad de rima y de ritmos, que dependen de la situación y que varían según el momento, aunque la facilidad de Muñoz Seca para la rima hace que éstos se mezclen, a veces, por criterios arbitrarios.

Las combinaciones y metros son los más usados en el teatro romántico y modernista, aunque hay reminiscencias calderonianas y del Romancero.

El verso más usado es el octosílabo, en forma de romance, seguido de las quintillas, cuartetas y redondillas. También son frecuentes los endecasílabos, combinados con los heptasílabos (a modo de silvas) y dodecasílabos divididos en dos hemistiquios (6+6), aparte de los pareados y tercetos.

Normalmente utiliza versos monorrimos, esdrújulos y agudos, que crean un gran efecto cómico y una sensación más acusada de ripio. Rimas en eco, enumeraciones rápidas, encabalgamientos torpes hechos a propósito, en definitiva, crea una música forzada, ripiosa, facilona con el único fin de parodiar.



La venganza de Don Mendo es una obra que abunda en juegos de palabras y golpes de humor; una reducción al absurdo de los elementos propios del drama histórico con fines paródicos. Se unen elementos detonante del ayer y del presente en obvios anacronismos, haciendo además que personajes medievales se muevan en un mundo dominado por la moral utilitaria del tiempo de Muñoz Seca.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/La_venganza_de_Don_Mendo

FRAGMENTO: El protagonista, Don Mendo, conversa con su amada, Magdalena en una escena de las mas conocidas de la obra:

(Mendo, apuesto caballero como de treinta años, bien vestido y mejor armado.)
MAGDALENA.– (Yendo hacia él y cayendo en sus brazos.) ¡Don Mendo!
MENDO.– (Declamando tristemente.) ¡Magdalena!
Hoy no vengo a tu lado
cual otras noches, loco, apasionado...
porque hoy traigo una pena
que a mi pecho destroza, Magdalena.
MAGDALENA.– ¿Tú triste? ¿Tú apenado? ¿Tú sufriendo?
¿Pero qué estoy oyendo?
Relátame tus cuitas, ¡oh, don Mendo! (Ofreciéndole una dura banqueta, bastante incómoda.)
Acomódate aquí.
MENDO.– Preferiría
aquél, de cuero, blando catrecillo,
pues del arzón, sin duda, vida mía,
tengo no sé si un grano o un barrillo.
MAGDALENA.– ¡Y has venido sufriendo!
MENDO.– ¡Mucho!... ¡Mucho!
MAGDALENA.– ¿Cómo no quieres, di, que te idolatre?
Apóyate en mi brazo, ocupa el catre
y cuéntame tu mal, que ya te escucho. (Ocupa don Mendo un catrecillo de cuero y Magdalena se arrodilla a su lado.
Pausa.)
Ha un rato que te espero, Mendo amado,
¿por qué restas callado?
MENDO.– No resto, no; es que lucho,
pero ya ya mi mutismo ha terminado;
vine a desembuchar y desembucho.
Voy a contarte, amor mío,
la historia de una velada
en el castillo sombrío
del Marqués de Moncada.
Ayer... ¡triste día el de ayer!...
Antes del anochecer
y en mi alazán caballero
iba yo con mi escudero
por el parque de Alcover,
cuando cerca de la cerca
que pone fin a la aberca
de los predios de Albornoz,
me llamó en alto una voz,
una voz que insistió terca.
Hice en seco una parada,
volví el rostro, y la voz era
del Marqués de Moncada,
que con otro camarada
estaba al pie de una higuera.
MAGDALENA.– ¿Quién era el otro?
MENDO.– El Barón
de Vedia, un aragonés
antipático y zumbón
que está en casa del Marqués
de huésped o de gorrón.
Hablamos... ¿Y vos qué haceis?
Aburrirme... Y el de Vedia
dijo: No os aburriréis;
os propongo, si queréis,
jugar a las siete y media.
MAGDALENA.– ¿Y por qué marcó esa hora
tan rara? Pudo ser luego...
MENDO.– Es que tu inocencia ignora
que a más de una hora, señora,
las siete media es un juego.
MAGDALENA.– ¿Un juego?
MENDO.– Y un juego vil
que no hay que jugarlo a ciegas,
pues juegas cien veces, mil,
y de las mil, ves febril
que o te pasas o no llegas.
Y el no llegar da dolor,
pues indica que mal tasas
y eres del otro deudor.
Mas ¡ay de ti si te pasas!
¡Si te pasas es peor!
MAGDALENA.– ¿Y tú... don Mendo?
MENDO.– ¡Serena
escúchame, Magdalena,
porque no fui yo... no fui!
Fue el maldito cariñena
que se apoderó de mí.
Entre un vaso y otro vaso
el Barón las cartas dio;
yo vi un cinco, y dije «paso»,
el Marqués creyó otro el caso,
pidió carta... y se pasó.
El Barón dijo «plantado»;
el corazón me dio un brinco;
descubrió el naipe tapado
y era un seis, el mío era un cinco;
el Barón había ganado.
Otra y otra vez jugué,
pero nada conseguí,
quince veces me pasé,
y una vez que me planté
volví mi naipe... y perdí.
Ya mi peculio en un brete
al fin me da Vedia un siete;
le pido naipe al de Vedia,
y Vedia me pone una media
sobre el mugriento tapete.
Mas otro siete él tenía
y también naipe pidió...
y negra suerte la mía,
que siete y media cantó
y me ganó en la porfía...
Mil dineros se llevó,
¡por vida de Satanás!
Y más tarde... ¡qué sé yo!
de boquilla se jugó,
y se ganó diez mil más.
¿Te haces cargo, di, amor mío?
¿Te haces cargo de mis males?
¿Ves ya por qué no sonrío?
¿Comprendes por qué este río
brota de mis lagrimales? (Se seca una lágrima de cada ojo.)
Yo mal no quedo, ¡no quedo!
¡Quién diga que yo un borrón
eché a mi grey que alce el dedo!...
Y como pagar no puedo
los dineros al Barón,
para acabar de sufrir
he decidido... partir
a otras tierras, a otro abrigo.
MAGDALENA.– (Ocultando su alegría.)
¿Qué me dices?... ¿Vas a huir?
MENDO.– Voy a huir, pero contigo.
MAGDALENA.– ¿Perdiste el juicio?
MENDO.– No tal.
Resuelto está, vive Dios.
Y si te parece mal,
aquí mesmo, este puñal (Saca un puñal enorme.)
nos dará muerte a los dos.
Primero lo hundiré en ti,
y te daré muerte, sí,
¡lo juro por Belcebú!
y luego tú misma, tú,
hundes el acero en mí.
MAGDALENA.– (Ocultando su miedo.)
Es que tú puedes pagar
con algo... que alguien te preste...
y luego para medrar
puedes partir con la hueste
que organiza el del Melgar.
Y yo aquí te aguardaría
y al Conde prepararía,
y al volver de tu cruzada
nuestra unión sancionaría.
MENDO.– ¡Calla!
MAGDALENA.– ¡Sí!... ¿Qué piensas?
MENDO.– ¡Nada!
MAGDALENA.– ¡Salvado, don Mendo, estás!
Pagas las deudas, te vas,
luchas, vences y al regreso
loca de amor me hallarás
aquí.
MENDO.– ¡Nunca!... ¡Nunca!...
MAGDALENA.– ¿Y eso?
MENDO.– Porque... ¿cómo a pagar voy?
MAGDALENA.– ¿Cómo? (Se dirige a un mueble y saca un estuche de orfebrería.)
Si ya tuya soy
y lo mío tuyo es... (Le da el estuche.)
este collar que te doy
has de aceptarlo, Marqués.
MENDO.– ¡Dios santo!
MAGDALENA.– Ve mi intención,
de rodillas te lo ruego,
véndelo, paga al Barón,
tu honor salva, y parte luego
a unirte al rey de Aragón.
MENDO.– (Dudando.) Es que...
MAGDALENA.– Todo está arreglado.
MENDO.– Pero mi honor...
MAGDALENA.– No comprendo...
MENDO.– Temo que algún deslenguado
lo sepa, y diga: don Mendo
es un vil y un deshaogado,
que se pizca de aprensión
aprovechó la ocasión
que él creyó propcia y obvia
y pagó a cierto Barón
con alhajas de su novia.
Y me anulo y me atribulo
y mi horror no dismulo,
pues aunque el nombre te asombre
quien obra así tiene un nombre,
y ese nombre es el de... chulo.
MAGDALENA.– ¡Basta, don Mendo!
MENDO.– ¡No!... ¡No!
MAGDALENA.– (Trágica.) ¡O aceptas ese collar
que mi mano te donó,
o tú no me has de matar,
pues he de matarme yo! (Ruido de espadas que chocan entre sí.)



LA SEMANA SANTA


La Semana Santa conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Por ello, es un período de intensa actividad litúrgica dentro de las diversas confesiones cristianas. Comienza el Domingo de Ramos y finaliza el Domingo de Resurrección, aunque en algunos lugares se inicia su celebración el viernes de Dolores.

La Semana Santa va precedida por la Cuaresma, que se inicia el miércoles de ceniza, tras los carnavales y culmina en la Semana de Pasión donde se conmemora la Crucifixión de Jesús el Viernes Santo y la Resurrección en la Vigilia Pascual durante la noche del Sábado Santo al Domingo de Resurrección.

Durante la Semana Santa se celebran numerosos cultos, ritos y muestras de fervor religioso. En España, la Semana Santa se celebra con ritos, actividades, y tradiciones muy peculiares que varían según la región donde se realicen.

En la región andaluza es quizás donde la semana santa se vive con mayor fervor, y a la vez con mayor festejo, siendo a la vez muestra folklórica y religiosa y manifestación cultural.

Las procesiones de Sevilla o Málaga son atracción obligada para muchos españoles, aunque seria injusto señalar a Andalucía como sede de la Semana Santa. En España, en estos dias, surgen cultos y procesiones en toda nuestra geografía, en cada comunidad, y la fe y la devoción se extienden y toman todos los rincones de todo el país.

Por poner un ejemplo, dos tradiciones a señalar en la Semana Santa malagueña son la de Nuestro Padre Jesús el Rico, al que pasea la Cofradía del mismo nombre, y que cada miércoles santo acude hasta la prisión de Málaga para liberar a un preso de los allí internados.

Asimismo, en la mañana del jueves santo Málaga se llena de fervorosos viandantes que acuden a ver la llegada y traslado del Santísimo Cristo de la Buena Muerte desde su capilla hasta el trono procesional por parte de los caballeros y damas legionarios (realmente espectacular), y su posterior salida en procesión en la tarde noche del jueves santo.

http://video.google.com/videoplay?docid=-2337793976521480833#

POEMA A LA PRIMAVERA (QUE DE NUEVO NOS VISITA)



PRIMAVERA

Era una noche azul; la primavera
inundaba mis sienes y mis manos,
y era el mundo, muchacha, un fruto inmenso,
cálido, abierto, mudo y entregado.

Sentí mi carne desprenderse, irse
por el paisaje misterioso y claro,
mi sangre fue con los arroyos lentos,
mi corazón perdióse en el espacio.

Era hermoso en la piel sentir el roce,
hecho leve suspiro, de los astros,
y tener en la mano, dulcemente,
un murmullo de nubes y de pájaros.

Me fundí con el aire, con las cosas,
sentí el fondo del mundo entre los labios
y palpité, en la noche inmensa, grande,
como un tremendo arcángel derramado.

Rafael Morales

MIA GALLEGOS



Mia Gallegos, nacida en San José (Costa Rica) en 1953, es una de las poetas más importantes de su país.

La mujer es protagonista en su poesía. Ganó, entre otros, el Premio Joven Creación 1976 por su libro «Golpe de Albas»; el premio Alfonsina Storni en Buenos Aires, Argentina, por el poema "Asterión" y en 1985 publicó el libro Los Reductos del Sol y recibió ese mismo año el Premio nacional de Poesía Aquileo J. Echeverría.

Parte de su obra ha sido traducida al inglés e incluida en importantes antologías de poesía latinoamericana. Tambien ha trabajado en periodismo durante varios años y ha sido encargada de relaciones públicas del Teatro Nacional de San José de Costa Rica.

Mia Gallegos ha hablado de sus motivaciones y de su poesía. Reseñaremos algunas que nos parecen significativas:

"Mi poesía se construye en instantes de plena lucidez. Algo quiere emerger desde dentro y va saliendo poco a poco. Yo escucho esa voz misteriosa y trato de aprender de ella. De ahí brotan mis poemas. Salen del corazón. Esa voz misteriosa aparece cuando todos se van y me quedo a solas meditando sobre la vida, sobre el amor, sobre la muerte."

"...Es poco lo que puedo agregar: mi soledad, el diálogo interno, la reflexión, el hablar con otros autores, los mitos, que cada generación los interpreta de diferente manera y la música. De todo esto parto para crear. Mi poesía es todavía joven. No sé que escribiré más adelante y como irá cambiando mi arte poética."

Descubramos pues una muestra de la obra de esta poeta intensa, apasionada y contundente...


JAGUAR DE AGUA

Yo canto porque no puedo eludir la muerte,
porque le tengo miedo, porque el dolor me mata.
La quiero ya como se quiere el amor mismo.
Su terror necesito, su hueso mondo y su misterio.
Lleno del fervor de la manzana y su corrosiva fragancia,
lujurioso como un hombre que sólo una idea tiene,
angustiadamente carnal con la misma muerte devorante,
yo me consumo aullando la traición de los dioses.

Soledad mía, oh muerte del amor, oh amor de la muerte,
que nunca hay vida, nunca, ¡nunca! sino sólo agonía.
En mis manos de fango gime una paloma resplandeciente
porque el amor y el sueño son las alas de la vida.

Me duele el aire... Me oprimen tus manos absolutas,
rojas de besos y relámpagos, de nubes y escorpiones.
Soledad de soledades, yo sé que si es triste todo olvido,
más triste es aún todo recuerdo, y más triste aún toda esperanza.

Porque el amor y la muerte son las alas de mi vida,
que es como un ángel expulsado perpetuamente.


Coreografía

Para mí amigo Carlos Cortés


En fin
que no he vivido nada.
No sé qué cosa es una guerra
y tengo como prisión al cuerpo
y alma como campo de batalla.

Me debato entre la duda
de reflexionar o fluir;
esto es situarse en el palco de los espectadores,
o estar
en cada íntimo instante del milagro.

Vivo de pedacitos,
pero aspiro a la totalidad,
es decir a Mozart y al poema que me redima
y me revele los espacios absolutos
y la nada.

Percibo de mí
los sitios más secretos:
la culpa,
una tercera conciencia de las cosas,
la dualidad del pensamiento,
la ira pequeña
por lo que ya ocurrió.
Pero he vivido poco. Treinta años.
Dos amores de piel
y un querer abandonar
esta espera que me señala la vida.

Anhelo la anarquía,
el más tierno desorden del amor,
la cábala
los relojes de arena y una habitación sencilla.

Quiero tener un destino trazado de antemano,
encontrarme con Dios
y los abismos
y no tener conciencia de la llama.
Ser la llama misma y la aventura.

Pero vengo de soledades últimas,
de conversaciones que nunca concluyeron,
de espejos que me miraron desde la infancia hasta ahora,
de abandonados armarios de caoba que fueron
de tías o de abuelas remotísimas.

Cuán poco he vivido.
No conozco la guerra. Y tampoco la paz.
Me duele la orfandad,
el desarraigo,
el sentirme extranjera en cualquier sitio,
el no pertenecer
a una familia o a una patria.
No puedo narrar una batalla;
ni hablar del hambre y de la peste,
ni escribir la canción de algún soldado herido,
ni hablar de mujer violada,
ni decir cómo es un cementerio después de una llovizna.

Pero anhelo decir en el poema
que la vida me conmueve,
que respiro mejor cuando me entrego,
que necesito amar de la manera más simple y primitiva.
Me gusta la paz y la defiendo
y la guerra cuando es justa,
y el sabor de las mandarinas cuando llega el verano,
que me gusta ser una y arraigarme en el cosmos,
y sentir que mi vida palpita al mismo tiempo que la vida,
aunque no haya vivido,
aunque mi hambre sea de infinito,
aunque no sepa expresar
que por alguna razón precisa estoy aquí,
a punto de vencer,
a punto de morir,
de vivir.


Vivir, ya he dicho:
Tener sobre las manos un fajo de papeles:
un lápiz, libros, dibujos, sueños.

El alma al descubierto
vulnerable.
Estar así. Beberse a uno mismo.
Sollozar.

Tomar el invierno para tejer
una mansión de lino
Vigilantes los senos,
escondidos en la piel.
Vibrar
Repasar las camisas, acomodar los sueños,
dejar en perfecta armonía los clavos, la canela,
el azúcar y los aromas.

Dejar el alma al despoblado,
musitar pequeños versos de Sor Juana,
olvidar castigos y derrotas.
Recordar el olor de un verano en Guanacaste.
Fruncir el ceño por placer ,
sonreír por malicia.
Vivir,
acodada entre sombras,
aniñando los ojos
y olvidar, olvidar.


EN MI HABITACIÓN TEJO EL VIENTO...

En mi habitación tejo el viento.
Ignoro si son remotas mis lágrimas
o si están guardadas al lado de amarillas
fotografías,
junto a dedales y agujas que sollozaron.

Cavilo uniendo las puntas de la aguja
con la lana.
Desatiendo la espera.
Tejo y olvido.

De pronto pierdo el punto
y un agujero se deshace sobre el sillón
y mis manos.
Quedo entrelazada toda
en un ovillo de amor y lumbre.

No sé
si tejo para esperarte
o si trazo en círculos
el viento
y mi mortaja.

ZXZ



En las noches del club, reunidos los amigos alrededor de la virtual chimenea, y entre charlas banales, bromas y risas, desgranamos los poemas que dan sentido al nombre de nuestro canal: club de poetas.

A veces, son poemas que tomamos prestados, ya sea de los grandes, o de otros poetas virtuales. Pero tambien nos desnudamos, y tímidamente surgen los poemas de autoría propia, que presentamos en sociedad ante los amigos del club.

Poesía lírica, romántica, de amor, soledad o desamor. Poesía rimada, o sin rima. Versos espontáneos, sencillos y sinceros; versos apasionados, filosóficos, drámaticos, bucólicos, satíricos; en fin...poesía entusiasta, merecedora del mayor de los respetos, y que siempre provoca en nosotros el orgullo de sentirnos padrinos del neonato.

Hoy conoceremos dos poemas de Juan, en el club ZXZ, uno de nuestros mejores poetas. Seguro que os parecerán deliciosos.


CALLE

La calle se acicala
de colores y nombres
y olores que se mueven
al son de indumentarias;
las sombras piden paso
al tiempo que respiran
o se mueren envueltas
en coronas de espinas.

El borde de la acera
no es límite de nada
y dolores se hacinan
al lado de lamentos;
las cabezas dormitan
con los ojos cerrados
esperando la muerte
de un tiempo indiferente
que vuela a ras de suelo
y nunca se detiene
en volver la cabeza
o esperar en la esquina.

Al calor sofocante
no le importan las pieles
ni a la lluvia sin tregua
la detienen las manos.

El sol se habrá apagado
y todo será noche.

Y cantarán los gallos
al nacer la mañana
que vendrá por hastío
a llorar las miserias
de aquel que sobrevive
tumbado sobre el lodo,
odiando sin saberlo
su suerte de nacido.

Aquí sigue la calle,
permanente, impasible,
oliendo a incienso rancio,
a trasiego y a muerte;
por no saber, no sabe
que sola se detesta
porque nadie ha querido
poder cambiar su suerte.


ME SUCEDE

Me sucede
que ya no tengo nada en los bolsillos,
que tengo mil heridas que me sangran,
que espero ver la aurora en plena noche,
que no me importa ser rumor de agua.

Me sucede
que no son tan oscuros mis cabellos,
ni quedan tantas lágrimas guardadas,
que se han roto en pedazos ilusiones
que alguna vez rodaron por mi almohada.

Me sucede
que no respiro el aire a bocanadas
como hace tanto tiempo respiraba,
que ya no huele a rosas en mi otoño,
mas tengo siempre el alma enamorada.

Me sucede
que tengo tantas cosas que decirte,
tantos suspiros que arrancarle al alba
y tanta piel buscando ser buscada,
que aún quiero ser un pliegue de tu cama.

Me sucede
que ya no viene a casa aquel amigo,
que el tiempo marchitó las bellas flores,
que ya no quiero ser estela y humo,
que quise ser quien soy, y no soy nada.

Me sucede...

XAVIER VILLAURRUTIA (1903-1950)

NOCTURNO MAR

Ni tu silencio, duro cristal de roca,
ni el frío de la mano queme tiendes,
ni tus palabras secas, sin tiempo ni color,
ni mi nombre, ni siquiera mi nombre
que dictas como cifra desnuda de sentido;

ni la herida profunda, ni la sangre
que mana de sus labios, palpitante,
ni la distancia cada vez más fría
sábana nieve de hospital invierno
tendida entre los dos como la duda;

nada, nada podrá ser más amargo
que el mar que llevo dentro, solo y ciego,
el mar antiguo Edipo que me recorre a tientas
desde todos los siglos,
cuando mi sangre aún no era mi sangre,
cuando mi piel crecía en la piel de otro cuerpo,
cuando alguien respiraba por mí que aún no nacía.

El mar que sube mudo hasta mis labios,
el mar que me satura
con el mortal veneno que no mata
pues prolonga la vida y duele más que el dolor.
El mar que hace un trabajo lento y lento
forjando en la caverna de mi pecho
el puño airado de mi corazón.

Mar sin viento ni cielo,
sin olas, desorientado,
nocturno mar sin espuma en los labios,
nocturno mar sin cólera, conforme
con lamer las paredes que lo mantienen preso
y esclavo que no rompe sus riberas
y ciego que no busca la luz que le robaron
y amante que no quiere sino su desamor.

Mar que arrastra despojos silenciosos,
olvidos olvidados y deseos,
sílabas de recuerdos y rencores,
ahogados sueños de recién nacidos,
perfiles y perfumes mutilados,
fibras de luz y náufragos cabellos.

Nocturno mar amargo
que circula en estrechos corredores
de corales arterias y raíces
y venas medusas capilares.

Mar que teje en la sombra su tejido flotante,
con azules agujas ensartadas
con hilos y nervios y tensos cordones.

Nocturno mar amargo
que humedece mi lengua con su lenta saliva,
que hace crecer mis uñas con la fuerza
de su marca oscura.

Mi oreja sigue su rumor secreto,
oigo crecer sus rocas y sus plantas
que alargan más y más sus labios dedos.


DÉCIMA MUERTE

¡Qué prueba de la existencia
habrá mayor que la suerte
de estar viviendo sin verte
y muriendo en tu presencia!
Esta lúcida conciencia
de amar a lo nunca visto
y de esperar lo imprevisto;
este caer sin llegar
es la angustia de pensar
que puesto que muero existo.

Si en todas partes estás,
en el agua y en la tierra,
en el aire que me encierra
y en el incendio voraz;
y si a todas partes vas
conmigo en el pensamiento,
en el soplo de mi aliento
y en mi sangre confundida
¿no serás, Muerte, en mi vida,
agua, fuego, polvo y viento?

Si tienes manos, que sean
de un tacto sutil y blando
apenas sensible cuando
anestesiado me crean;
y que tus ojos me vean
sin mirarme, de tal suerte
que nada me desconcierte
ni tu vista ni tu roce,
para no sentir un goce
ni un dolor contigo, Muerte.

Por caminos ignorados,
por hendiduras secretas,
por las misteriosas vetas
de troncos recién cortados
te ven mis ojos cerrados
entrar en mi alcoba oscura
a convertir mi envoltura
opaca, febril, cambiante,
luminosa, eterna y pura,
en materia de diamante.

No duermo para que al verte
llegar lenta y apagada,
para que al oír pausada
tu voz que silencios vierte,
para que al tocar la nada
que envuelve tu cuerpo yerto,
para que a tu olor desierto
pueda, sin sombra de sueño,
saber quede ti me adueño,
sentir que muero despierto.

La aguja del instantero
recorrerá su cuadrante,
todo cabrá en un instante
del espacio verdadero
que, ancho, profundo y señero,
será clásico a tu paso
de modo que el tiempo cierto
prolongará nuestro abrazo
y será posible acaso,
vivir después de haber muerto.

En el roce, en el contacto,
en la inefable delicia
de la suprema caricia
que desemboca en el acto,
hay el misterioso pacto
del espasmo delirante
en que un cielo alucinante
y un infierno de agonía
se funden cuando eres mía
y soy tuyo en un instante.

Hasta en la ausencia estás viva:
porque te encuentro en el hueco
de una forma y en el eco
de una nota fugitiva;
porque en mi propia saliva
fundes tu sabor sombrío,
y a cambio de lo que es mío
me dejas sólo el temor
de hallar hasta en el sabor
la presencia del vacío.

Si te llevo en mí prendida
y te acaricio y escondo;
si te alimento en el fondo
de mi más secreta herida;
si mi muerte te da vida
y goce mi frenesí
¡qué será, Muerte, de ti
cuando al salir yo del mundo,
deshecho el nudo profundo,
tengas que salir de mí?

En vano amenazas, Muerte,
cerrar la boca a mi herida
y poner fin a mi vida
con una palabra inerte.
¡Qué puedo pensar al verte,
si en mi angustia verdadera
tuve que violar la espera;
si en la vista de tu tardanza
para llenar mi esperanza
no hay hora en que yo no muera!

IDEA VILARIÑO (POEMAS)


SI MURIERA ESTA NOCHE

Si muriera esta noche,
si pudiera morir,
si me muriera.
Si este coito feroz,
interminable,
peleado y sin clemencia,
abrazo sin piedad,
beso sin tregua,
alcanzara su colmo y se aflojara.
Si ahora mismo,
si ahora
entornando los ojos me muriera,
sintiera que ya está,
que ya el afán cesó
y la luz ya no fuera un haz de espadas,
y el aire ya no fuera un haz de espadas,
y el dolor de los otros, y el amor y vivir
y todo ya no fuera un haz de espadas,
y acabara conmigo,
para mí,
para siempre,
y que ya no doliera,
y que ya no doliera.


EL OLVIDO

Cuando una boca, suave boca, dormida besa
como muriendo entonces,
a veces, cuando llega más allá de los labios
y los párpados caen colmados de deseo
tan silenciosamente como consiente el aire,
la piel con su sedosa tibieza pide noches,
y la boca besada
en su inefable goce pide noches, también.

Ah, noches silenciosas, de oscuras lunas suaves,
noches largas, suntuosas, cruzadas de palomas,
en un aire hecho manos, amor, ternura dada,
noches como navíos...

Es entonces, en la alta pasión, cuando el que besa
sabe ah, demasiado, sin tregua, y ve que ahora
el mundo le deviene un milagro lejano,
que le abren los labios aún hondos estíos,
que su conciencia abdica,
que está por fin él mismo olvidado en el beso
y un viento apasionado le desnuda las sienes,
es entonces, al beso, que descienden los párpados,
y se estremece el aire con un dejo de vida,
y se estremece aún
lo que no es aire, el haz ardiente del cabello,
el terciopelo ahora de la voz, y, a veces,
la ilusión ya poblada de muertes en suspenso.


LO QUE SIENTO POR TI

Lo que siento por ti es tan difícil.
No es de rosas abriéndose en el aire,
es de rosas abriéndose en el agua.

Lo que siento por ti. Esto que rueda
o se quiebra con tantos gestos tuyos
o que con tus palabras despedazas
y que luego incorporas en un gesto
y me invade en las horas amarillas
y me deja una dulce sed doblada.

Lo que siento por ti, tan doloroso
como pobre luz de las estrellas
que llega dolorida y fatigada.

Lo que siento por ti, y que sin embargo
anda tanto que a veces no te llega.



TE ESTOY LLAMANDO

Amor
desde la sombra
desde el dolor
amor
te estoy llamando
desde el pozo asfixiante del recuerdo
sin nada que me sirva ni te espere.

Te estoy llamando
amor
como al destino
como al sueño
a la paz
te estoy llamando
con la voz
con el cuerpo
con la vida
con todo lo que tengo
y que no tengo
con desesperación
con sed
con llanto
como si fueras aire
y yo me ahogara
como si fueras luz
y me muriera.

Desde una noche ciega
desde olvido
desde horas cerradas
en lo solo
sin lágrimas ni amor
te estoy llamando
como a la muerte
amor
como a la muerte.

VA DE EXTRANJERISMOS...

(Dicen que lo envió una oyente a un programa de Luis del Olmo)

Desde que las insignias se llaman pins, los maricones gays, las comidas frías lunchs, y los repartos de cine castings, este país no es el mismo: ahora es mucho, muchísimo más moderno. Antaño los niños leían tebeos en vez de comics, los estudiantes pegaban posters creyendo que eran carteles, los empresarios hacían negocios en vez de business, y los obreros, tan ordinarios ellos, sacaban la fiambrera al mediodía en vez del tupper-ware.

Yo, en el colegio, hice aerobic muchas veces, pero, tonta de mí, creía que hacía gimnasia. Nadie es realmente moderno si no dice cada día cien palabras en inglés. Las cosas, en otro idioma, nos suenan mucho mejor. Evidentemente, no es lo mismo decir bacon que panceta, aunque tengan la misma grasa; ni vestíbulo que hall, ni inconveniente que handicap... Desde ese punto de vista, los españoles somos modernísimos. Ya no decimos bizcocho, sino plum-cake, ni tenemos sentimientos, sino feelings. Sacamos tickets, compramos compacs, comemos sandwiches,vamos al pub, practicamos el rappel y el raffting , en lugar de acampar hacemos camping y, cuando vienen los fríos, nos limpiamos los mocos con kleenex.

Esos cambios de lenguaje han influido en nuestras costumbres y han mejorado mucho nuestro aspecto. Las mujeres no usan medias, sino panties y los hombres no utilizan calzoncillos, sino slips, y después de afeitarse se echan after shave, que deja la cara mucho más fresca que el tónico..

El español moderno ya no corre, porque correr es de cobardes, pero hace footing; no estudia, pero hace masters y nunca consigue aparcar pero siempre encuentra un parking.

El mercado ahora es el marketing; el autoservicio, el self-service; el escalafón, el ranking y el representante, el manager. Los importantes son vips, los auriculares walkman, los puestos de venta stands, los ejecutivos yuppies; las niñeras baby-sitters, y hasta nannies, cuando el hablante moderno es, además, un pijo irredento.

En la oficina, el jefe está siempre en meetings o brain storms, casi siempre con la public-relations, mientras la assistant envía mailings y organiza trainings; luego se irá al gimnasio a hacer gim-jazz, y se encontrará con todas las de la jet, que vienen de hacerse liftings, y con alguna top-model amante del yoghurt light y el body-fitness.

El arcaico aperitivo ha dado paso a los cocktails, donde se hartan de bitter y de roastbeef que, aunque parezca lo mismo, engorda mucho menos que la carne.

En la tele, cuando el presentador dice varias veces la palabra O.K., y baila como un trompo por el escenario la cosa se llama show, bien distinto, como saben ustedes, del anticuado espectáculo; si el show es heavy es que contiene carnaza y si es reality parece el difunto diario El Caso, pero en moderno. Ya no se realiza un programa, se hace un magazine.

Entre medias, por supuesto, ya no ponen anuncios, sino spots que, aparte de ser mejores, te permiten hacer zapping.

Estas cosas enriquecen mucho. Para ser ricos del todo, y quitarnos el complejo tercermundista que tuvimos en otros tiempos, sólo nos queda decir con acento americano la única palabra que el español ha exportado al mundo: la palabra SIESTA

LOS DÍAS PASAN SIN DARNOS CUENTA (DE AUTOR ANÓNIMO)




Los días pasan,
sin apenas darnos cuenta.
y nos van dejando ese poso,
como el del vino,
(entre suave y picante,
dulce y nostálgico,)
macerando recuerdos,
destilando ideas,
deshaciendo olvidos...

Y ahora que ya se fueron
las madrugadas oscuras
y los atardeceres fríos,
ahora que alargan los días
y que se aliviaron las cargas,
ahora con el estío,
llega también la ausencia.

Ahora que en mi copa rebosa
aun fresco. el aroma del tiempo
que trago a trago,
correo a correo,
fuimos bebiendo a cada paso.

ahora sin razón aparente
o quizás por eso,
es tiempo de brindar;
alzar la copa del tiempo...
escanciar momentos y apurarlos.
Y aunque nada queda,
nada se perdió,
queda la esencia,
dulce, llena de ternuras,
y el revoloteo de las mariposas
que a tu lado surgieron.

..." Y aunque nada pueda devolver
> los días del esplendor en la hierba...
de la belleza en las flores,
no debemos afligirnos...
la belleza pervive en el recuerdo..."

Ahora releamos nuestros poemas
dejemos suavemente girar la noria,
y que siga su curso el río, que verso a verso
formó el caudal de nuestra memoria.

Y ojalá que un día cualquiera
volvamos a encontrarnos de nuevo
a rescatar lo que ha quedado atrás
la complicidad de tantos días
una charla llena de ternura
la belleza quieta de las respuestas
tus silencios, nuestra locura.

Pero no, nosotros no, nosotros...
no nos digamos adioses tristes
ni nos demos bienvenidas radiantes
seamos solo juntos, estemos solo quietos
quedémonos para siempre,
aunque no nos tengamos nunca...

(Basado en el texto de William Inge)

ZXZ


Sé que no eres de aire
porque tú lo respiras,
ni de luz,
ni de lluvia,
ni de céfiro helado
que aletarga llanuras,
y que abrasa los ojos,
y derrite la piel.

Pero quizá sí eres
de todas esas cosas
de las que tengo envidia,
pero que nadie sabe
decirme cómo son.

Y sólo en un esfuerzo
por robar tus esencias
y hacer lo tuyo mío
y lo nuestro de todos,
soy capaz de acercarme
y pedirte la voz,
pues sé
que en ella late
la inocencia del niño,
la dulzura del tiempo
y el olor de la flor.

Ya ves,
te pido poco,
sólamente la voz;
el resto de las cosas
querrán venir con ella,
las palabras,
la risa,
la ternura,
el candor...

Y así,
entre sorbo y sorbo
de poemas de aire,
veremos cómo habla
suavemente tu son,
y despacio,
sin prisas,
nos dirás lentamente:
"los versos son eternos"
"mis poemas son humo..."
Después,
tácitamente,
sin quererlo siquiera,
con tu eterna humareda,
nos cubrirás de amor.

zxz



Despues de un tiempo de silencio, volvemos a publicar nuestro blog del Club de Poetas, con la intención de que sea nuevamente un agradable lugar de entretenimiento tanto para la gente del Club, como para aquellos que lleguen hasta él de modo casual, y decidan quedarse un ratillo por estos lares. Ojalá en esta nueva etapa contemos con el mismo apoyo y comprensión que en la etapa anterior, donde tantos amigos hicieron de este lugar un rincón de poesía y amistad.

ELSA LÓPEZ



Te he querido, tu bien lo sabes.
Te he querido y te quiero
a pesar de ese hilo de luto que me hilvana
al filo de la tarde.
Y tengo miedo.
De la lluvia, del pájaro de nubes,
del silencio que llevo conmigo a todas partes.
Tengo miedo a la noche,
a quedarme encerrada entre alambres del sueño,
a la palabra olvido
y a tus brazos en forma de barrotes dorados.

Miedo a recorrer la casa y saberla vacía,
o a quererte, de nuevo, mucho mejor que antes.
No me abandones en esta larga ausencia.
Recuerda lo que he sido para ti otros inviernos:
el tiempo de querernos indefinidamente,
el mar,
los barcos que llegaban sin muertos a la orilla,
el ruido de las olas al fondo de la casa.
Y el viento,
recuerda el viento, amor, doblando las esquinas.
1982


Tú tienes la costumbre de los ríos:
pasar por las riberas sin mojarte,

formar algún remanso en el camino
y luego hacerte bulla, catarata,
arrasar con las plantas de la orilla
y arrojarte de golpe en los océanos.

Tú tienes la costumbre de los peces:
deslizarte muy suave entre mis muslos
y quedarte parásito en mi origen
cubriéndome de escamas la cintura
para luego afiliarte a la albacora
y tomar otro rumbo sobre el agua.

Tú tienes la costumbre de las aves:
volar por los aleros de mi casa,
desmigajar el pan que me alimenta
y hacer nidos de caña en mi regazo
para luego alejarte en desbandada
dejándome la miel entre los dientes.
1995


Perdona si algún día invado tu presencia
y quedo clausurada sobre tus dos rodillas.

Perdona si declaro tu destierro de aljibe,
si me bebo la luna que duerme en tus ojeras,
si entretengo tus horas de soñador furtivo
y me pongo pesada al contarte mis cuentos.
Perdona si soy alta, mimosa, insumergible.
Si me duelen las cosas que dices a diario,
si no te miro a veces cuando vas a buscarme
o mis ojos se cuelan por tus vértices negros.
Perdona si comparto contigo mis asombros
y habitamos felices en un mismo planeta
del cual sólo se saben tus pasos y los míos.
Perdona si algún día persigo tus cometas
por el sol y las tapias de recoletos sur.
Perdona si estoy triste
y me atrevo a pedirte las señas de tu cuerpo
precisamente hoy,
unas horas más tarde de acabar el invierno.
1995


No llores, amor mío,
no se nublen tus ojos,
que voy a andar ligera a tus pies enredada
y no podrás seguirme cuando llegue a tu pecho.
Aguárdame en la sombra al final de los árboles.
Extenderé las alas y volaré hacia ti.
Penetraré lo oscuro,
reclamaré del bosque la humedad de tu tronco
y ya no habrá enemigos pendientes de tu espalda.
Tienes que estar atento,
que cuando emprenda el vuelo tendremos el instante,
el fulgor de las alas,
y luego vendrá el vértigo del amor más brutal.
Vendrá un crujir de plumas,
la sangre, como almíbar,
y el grito, ya inhumano,
de la muerte más dulce que hayas imaginado.
1995


Ya nunca volveremos al viejo paraíso donde nace la lluvia,
donde huelen a alfalfa cortinas y manteles.

Ya nunca volveremos a medir la distancia
que queda entre las ramas del drago florecido.
Ni a remover la tierra,
ni a regar los maizales,
ni a pintar las ventanas,
ni a recoger el agua en cubos transparentes.

Ya nunca vendrá el frío
a llenarnos el pozo de zarzamora verde.
Ni volverá tu boca a dejar en la mía el sabor de la almendra.
Cuando voy por las calles, solitaria y ausente,
voy pensando en tu cuerpo.
Te llevo entrelazado por todas las cinturas
que acometo desiertas.
Tú estás en las aceras,
en las piedras del suelo,
en esos soportales que aúllan tus abrazos,
en la melancolía de mujeres sin rumbo
que perdieron el grito y la memoria nuestra.
Y yo sé que eres mío
por encima de ritos y vagas ceremonias.
Lo sé porque te amo y tú me lo has oído.
Y yo sé que te amo
porque mis brazos duelen al recordar los tuyos

y el espacio que ocupo se vuelve oscuro y frío
cuando escondes tus ojos por detrás de los míos,
y una vez que me has visto crecer y duplicarme
me hieres y abandonas delante de las otras.
1992


Me besabas los ojos con tus ojos.
Con tus ojos mi vientre y tu ternura
se engarzaban felices en el arco lunar de tu alegría.
Y en ese resplandor de los atardeceres
me ofrecías el milagro de renacer por ellos.
Dorada la sonrisa y el amor que me dabas,
podía descubrirte,
regresarte,
hacerte mío,
a través de una mesa de fibra aguamarina.
1993


Aladas

Yo no soy esa muchacha
de pelo ensortijado y cintas en el pelo
que baila para ti en los antiguos salones del Coimbra.
Yo no soy esa otra que se desliza suavemente
por las gastadas alfombras del viejo comedor
-los brazos en alto como nubes o pájaros-
tarareando canciones que te dejan partido el corazón..
No te engañes, mi amor,
no confundas mi voz y mis canciones
con el tono ligero de las suyas.
Resucítame y créceme, amado, no te escondas.
Emerge de la lluvia, del mar, de las cenizas.
Resurge en llamaradas.
Que el brillo de tu rostro no lo empañe la noche
ni el llanto de mis ojos.
Acaricia mis hombros
con la suave ternura de otros tiempos
-la misma que utilizas con ella-
y di que aún soy hermosa
y que mi pelo brilla como si fueran alas.

No me hagas la muerte más difícil.

2002

BREVES NOTAS BIOGRÁFICAS:

Poeta, prosista y novelista española nacida en Santa Isabel de Fernando Poó, Guinea Ecuatorial, en 1943.
Doctora en Filosofía Pura, Antropóloga y Catedrática de Filosofía, ha ejercido la docencia desde 1965. Ha sido Presidenta de la Sección de Literatura del Ateneo de Madrid, organizadora y miembro del grupo poético literario La Ortiga, fundadora y directora de Ediciones La Palma en Madrid y organizadora y coordinadora para el Gobierno de Canarias de los proyectos
El Papel de Canarias y Memoria de las Islas. Actualmente es directora de la Fundación Antonio Gala.
Su producción poética se inició con el poemario «El viento y las adelfas» en 1973, al que siguieron «Inevitable Océano» en 1982, «Penumbra» en 1985, «Del amor imperfecto» Premio Internacional de Poesía “Ciudad de Melilla” en 1987, «La Fajana Oscura», Premio Internacional de Poesía “Rosa de Damasco” en 1989, «Cementerio de elefantes» en 1992, «Al final del agua» en 1993, «Tránsito» en 1995, «Mar de amores» XII Premio Nacional de Poesía “José Hierro” en 2002 y finalmente «Quince poemas de amor adolescente» en 2003.
Ha obtenido otros galardones como investigadora y guionista de cine y parte de su obra ha sido traducida al francés, italiano, inglés y árabe.

IN MEMORIAM (POEMA DE OPULS PARA POCHOLA)



ADIOS A "POCHOLA"

Y cesaste de hablarnos,
dejándonos una herida:
una herida de bordes afilados,
un silencio de versos cálidos.
Era un arrullo tu voz,
que subia trepando
por la piel y los sentidos,
inmersa en un halo de dolor.
Tu voz se ha apagado;
pero cual frondosa palmera,
seguirá dándonos paz,
como oasis en desierto.
Pero no se abatirá el silencio;
seguirás hablándonos
sonando a murmullo de arroyo,
desde la frialdad de un archivo....

A ti te esperaba tempranamente,
el futuro, admirada O.S.O...

Opuls.-

¡ YA VIENEN LOS REYESSS.....!



Amigos, se acerca el día de Reyes, y desde la administración del Club de Poetas deseamos -ya que sabemos que habeis sido buenísimos- que vuestro regalo sea un nuevo año lleno de felicidad, y en el que se cumplan todos vuestros deseos.

Os dejamos aquí algunos poemas tradicionales relacionados con la festividad de los Reyes Magos, tanto en España como en nuestra hermana Latinoamérica...

EL CAMELLO COJITO

El camello se pinchó con un cardo del camino
y el mecánico Melchor con buen tino le dio vino.
Baltasar fue a repostar
más allá del quinto pino...
miestras intranquilo Melchor
consultaba su "Longinos"’.
¡No llegamos, no llegamos,
y el "Santo Parto" ha venido!
son las doce y tres minutos
y tres reyes se han perdido.
El camello cojeando
más medio muerto que vivo
va espeluchando su felpa
entre los troncos de olivos.
Acercándose a Gaspar,
Melchor le dijo al oído:
-Vaya birria de camello
que en Oriente te han vendido.
A la entrada de Belén
al camello le dio hipo.
¡Ay qué tristeza tan grande
en su belfo y en su hipo!
Se iba cayendo la mirra
a lo largo del camino,
Baltasar lleva los cofres,
Melchor empujaba al bicho.
Y a las tantas ya del alba
-ya cantaban pajarillos
a la puerta de Belén
el supremo rey estaba
Los tres reyes se quedaron
boquiabiertos e indecisos,
oyendo hablar como a un Hombre
a un Niño recién nacido.
-No quiero oro ni incienso
ni esos tesoros tan fríos,
quiero al camello, le quiero.
Le quiero, -repitió el Niño.
A pie vuelven los tres reyes
cabizbajos y afligidos,
mientras el camello echado
le hace cosquillas al Niño.

Gloria Fuertes


Los Reyes Magos

Llegaron ya los reyes y eran tres,
Melchor, Gaspar y el negro Baltasar
arrope y miel le llevarán
y un poncho blanco de alpaca real.
Changos y chinitas duermansé
que ya Melchor, Gaspar y Baltasar
todos los regalos les darán
para jugar mañana al despertar.
El Niño Dios muy bien lo agradeció
comió la miel y el poncho lo abrigó
y fue después que los miró
y a medianoche el sol relumbró.

(Taquirari)
Letra: Felix Luna

LOS TRES REYES MAGOS

––Yo soy Gaspar. Aquí traigo el incienso.
Vengo a decir: La vida es pura y bella.
Existe Dios. El amor es inmenso.
¡Todo lo sé por la divina Estrella!

––Yo soy Melchor. Mi mirra aroma todo.
Existe Dios. El es la luz del día.
¡La blanca flor tiene sus pies en lodo
y en el placer hay la melancolía!

––Soy Baltasar. Traigo el oro. Aseguro
que existe Dios. El es el grande y fuerte.
Todo lo sé por el lucero puro
que brilla en la diadema de la Muerte.

––Gaspar, Melchor y Baltasar, callaos.
Triunfa el amor, ya su fiesta os convida.
¡Cristo resurge, hace la luz del caos
y tiene la corona de la Vida!

Rubén Darío


Candombe del 6 de enero

Es por todos sabido que el 6 de enero
es el día de los Reyes Magos
y, en honor de uno de ellos, el más negro,
se proclama una fiesta en el barrio.
Es por todos sabido que es el más negro
el rey de los santos candomberos
- San Baltazar es un santo muy alegre -
dice la mama Inés y mueve los pies.
Listos corazones van con el candombe
y con este ritmo a profesar
los rojos colores, con festón dorado
le gustan al rey San Baltazar.(bis)
La comuna convoca y lo venera
por la estrella Lucero, que el cielo espera,
San Baltazar se hamaca sobre las andas
de un mar de promesantes que canta y baila.
Conversa el ronco bombo, mientras avanza
repican tamboriles y las comparsas
y esta criolla de negros y blanqueados
cuando cambian de toque, cambian de estado.
Listos corazones...

Letra y música: Yabor

¡F E L I Z 2 0 0 7 A TODOS LOS SOCIOS Y AMIGOS DEL CLUB DE POETAS!

IN MEMORIAM (POEMA DE ISBIL PARA POCHOLA)


Tenía una voz rotunda

Y tierna

Jugaba con las silabas

A poemar

Enlazaba palabras con olor de rosas

Era sirena que embelesaba al oyente

Y no lo dejaba indiferente

....Era su alma, hecha voz.

Donde quiera que esté

Mi pequeñito homenaje.

A capela

Isbil.

IN MEMORIAM (POEMA DE ARMONIA)



Poema dedicado por Armonia a su amiga Pochola

Paseando entre poetas te encontré
Cerca de las voces celestiales.
Tu coraje y tu saber
Tu sensibilidad y tu arte
Tu discreción, a mi entender
Es lo que te hizo tan grande.

En este día de los Santos Inocentes
Donde se crece el amor
Nos dejastes, así, casi de repente
Envueltos en gran dolor
No nos separa la muerte
Esperanos donde estés
Y recitanos un poema,
Al oído otra vez.

Armonia

Desde el Club de poetas, te deseamos que descanses en paz, Pochola, gran rapsoda y mejor persona, y que siempre te acompañen nuestro recuerdo, el afecto de tus amig@s y la poesía que tanto amaste.

FELICITACIÓN NAVIDEÑA DE ROSALIA


DEDE CANARIAS UN SALUDO PARA TODOS MIS AMIGOS, LES DESEO UN AÑO NUEVO CON EL CALOR DE LA FAMILIA

Marga

DEL CLUB PARA LOS SOCIOS



Este día, es un día para acercarnos a la gente que queremos, desnudos de ornamentos innecesarios.... Hoy somos nosotros, sin nada que distorsione la realidad de lo que late en nuestro corazón, de lo que contiene nuestra alma. En este día entrañable, en el que se conmemora que el hijo de Dios nos eligió como parte de su vida...; en el que se celebra que Dios nació en un pesebre, con el único calor de una mula y un buey, quisiera dedicaros mi cariño, mi sonrisa más cálida, mis mejores deseos.

No sé lo que nos depare el futuro. Supongo que habrá de todo: momentos inolvidables, días duros en los que nos sintamos desfallecer. Lo bueno y lo malo alternando. Yo quisiera poder regalaros los mejores momentos, los minutos mágicos, las imágenes imposibles de borrar. En fin: lo mejor.

Queridos amigos del Club de poetas, gracias por elegirnos. Gracias por haber estado ahí durante todo este año. Y sobre todo, gracias porque seguro que no podreis evitar seguir ahí el año que viene. Al fin y al cabo, somos los mejores, no?

¡QUE EL AÑO NUEVO VENGA CARGADO DE FELICIDAD, Y OS ACERQUE A VUESTROS SUEÑOS...¡POR FAVOR, NO HUYAIS DE ELLOS!

brissa

FELICITACIÓN NAVIDEÑA DE ESTELLA


¡¡Que vuestros días sean siempre luminosos!!

Carmen- Estella^

UN CUENTO DE NAVIDAD


La vendedora de fósforos, de Hans Christian Andersen


¡Qué frío tan atroz! Caía la nieve, y la noche se venía encima. Era el día de Nochebuena. En medio del frío y de la oscuridad, una pobre niña pasó por la calle con la cabeza y los pies desnuditos.

Tenía, en verdad, zapatos cuando salió de su casa; pero no le habían servido mucho tiempo. Eran unas zapatillas enormes que su madre ya había usado: tan grandes, que la niña las perdió al apresurarse a atravesar la calle para que no la pisasen los carruajes que iban en direcciones opuestas.

La niña caminaba, pues, con los piececitos desnudos, que estaban rojos y azules del frío; llevaba en el delantal, que era muy viejo, algunas docenas de cajas de fósforos y tenía en la mano una de ellas como muestra. Era muy mal día: ningún comprador se había presentado, y, por consiguiente, la niña no había ganado ni un céntimo. Tenía mucha hambre, mucho frío y muy mísero aspecto. ¡Pobre niña! Los copos de nieve se posaban en sus largos cabellos rubios, que le caían en preciosos bucles sobre el cuello; pero no pensaba en sus cabellos. Veía bullir las luces a través de las ventanas; el olor de los asados se percibía por todas partes. Era el día de Nochebuena, y en esta festividad pensaba la infeliz niña.

Se sentó en una plazoleta, y se acurrucó en un rincón entre dos casas. El frío se apoderaba de ella y entumecía sus miembros; pero no se atrevía a presentarse en su casa; volvía con todos los fósforos y sin una sola moneda. Su madrastra la maltrataría, y, además, en su casa hacía también mucho frío. Vivían bajo el tejado y el viento soplaba allí con furia, aunque las mayores aberturas habían sido tapadas con paja y trapos viejos. Sus manecitas estaban casi yertas de frío. ¡Ah! ¡Cuánto placer le causaría calentarse con una cerillita! ¡Si se atreviera a sacar una sola de la caja, a frotarla en la pared y a calentarse los dedos! Sacó una. ¡Rich! ¡Cómo alumbraba y cómo ardía! Despedía una llama clara y caliente como la de una velita cuando la rodeó con su mano. ¡Qué luz tan hermosa! Creía la niña que estaba sentada en una gran chimenea de hierro, adornada con bolas y cubierta con una capa de latón reluciente. ¡Ardía el fuego allí de un modo tan hermoso! ¡Calentaba tan bien!

Pero todo acaba en el mundo. La niña extendió sus piececillos para calentarlos también; más la llama se apagó: ya no le quedaba a la niña en la mano más que un pedacito de cerilla. Frotó otra, que ardió y brilló como la primera; y allí donde la luz cayó sobre la pared, se hizo tan transparente como una gasa. La niña creyó ver una habitación en que la mesa estaba cubierta por un blanco mantel resplandeciente con finas porcelanas, y sobre el cual un pavo asado y relleno de trufas exhalaba un perfume delicioso. ¡Oh sorpresa! ¡Oh felicidad! De pronto tuvo la ilusión de que el ave saltaba de su plato sobre el pavimento con el tenedor y el cuchillo clavados en la pechuga, y rodaba hasta llegar a sus piececitos. Pero la segunda cerilla se apagó, y no vio ante sí más que la pared impenetrable y fría.

Encendió un nuevo fósforo. Creyó entonces verse sentada cerca de un magnífico nacimiento: era más rico y mayor que todos los que había visto en aquellos días en el escaparate de los más ricos comercios. Mil luces ardían en los arbolillos; los pastores y zagalas parecían moverse y sonreír a la niña. Esta, embelesada, levantó entonces las dos manos, y el fósforo se apagó. Todas las luces del nacimiento se elevaron, y comprendió entonces que no eran más que estrellas. Una de ellas pasó trazando una línea de fuego en el cielo.

-Esto quiere decir que alguien ha muerto- pensó la niña; porque su abuelita, que era la única que había sido buena para ella, pero que ya no existía, le había dicho muchas veces: "Cuando cae una estrella, es que un alma sube hasta el trono de Dios".

Todavía frotó la niña otro fósforo en la pared, y creyó ver una gran luz, en medio de la cual estaba su abuela en pie y con un aspecto sublime y radiante.

-¡Abuelita!- gritó la niña-. ¡Llévame contigo! ¡Cuando se apague el fósforo, sé muy bien que ya no te veré más! ¡Desaparecerás como la chimenea de hierro, como el ave asada y como el hermoso nacimiento!

Después se atrevió a frotar el resto de la caja, porque quería conservar la ilusión de que veía a su abuelita, y los fósforos esparcieron una claridad vivísima. Nunca la abuela le había parecido tan grande ni tan hermosa. Cogió a la niña bajo el brazo, y las dos se elevaron en medio de la luz hasta un sitio tan elevado, que allí no hacía frío, ni se sentía hambre, ni tristeza: hasta el trono de Dios.

Cuando llegó el nuevo día seguía sentada la niña entre las dos casas, con las mejillas rojas y la sonrisa en los labios. ¡Muerta, muerta de frío en la Nochebuena! El sol iluminó a aquel tierno ser sentado allí con las cajas de cerillas, de las cuales una había ardido por completo.

-¡Ha querido calentarse la pobrecita!- dijo alguien.

Pero nadie pudo saber las hermosas cosas que había visto, ni en medio de qué resplandor había entrado con su anciana abuela en el reino de los cielos.